Cuando necesitás un poco de dinero para pasar el mes, para pagar algún gasto no previsto, etc. los grandes préstamos bancarios no son la mejor idea. ¿No lo crees? Ante esto están los préstamos. Con crédito rápidos podés solucionar muchos problemas. Aquí los usos más comunes de los préstamos. ¡Fijate bien!

 

Préstamos para pagar estudios

 

¿Querés matricularte en un seminario, algún curso o pagar la mensualidad? ¿Tuviste gastos que te no te deján pagar? ¡Puede pasar! En esta situación los préstamos para estudios son una solución. Eso sí, fijate bien para no pedir dinero de más, la idea es que sea una solución inmediata no una carga a largo tiempo.

 

Préstamos para viajar

 

Con un préstamo también podés realizar ese viaje que siempre quisiste. Solo te aconsejo que comparés bien las diferentes ofertas antes de pedir uno. Y es que a vece te puede salir menos comprar algún paquete con una agencia de viajes (con pago en cuotas) que solicitar un crédito rápido.

 

Créditos para tu negocio

 

¿Querés emprender y te falta dinero? A veces un pequeño préstamo es lo que necesitás. Por ejemplo imaginate que sabés hacer ropa y para empezar a ganar plata te hace falta una máquina de coser, ¡con un crédito podés costearla y empezar a ganar tu propio dinero!

 

También es útil cuando necesitás reparar maquinaria, comprar más materia prima, pagar alguna factura pendiente, etc.

 

Pide préstamos para comprar algo necesario en casa

 

¿Te imaginás que se malogra el frizzer? Saldría más caro tirar la comida que comprar uno nuevo para tener donde guardarla ¿no lo crees? Cuando una compra así se hace tan necesaria tenés dos opciones: o usás tu tarjeta de crédito o pedís un préstamo. La segunda opción suele ser mejor porque tenés un mejor control del monto de las cuotas y además el interés suele ser menor. Sea lo que sea que elijás compará bien la TNA y procurá pagarlo en la menor cantidad de meses posible para reducir lo intereses.

 

¡El datazo!

 

Los préstamos también son una buena forma de iniciar tu historial crediticio. Gracias a ellos, con el tiempo, podés acceder a montos mayores, ¡en algún momento a un crédito hipotecario! Solo acordate siempre de pagar a tiempo para no afectar tu calificación crediticia.

 

 

 

Solicitá tu préstamo acá

 

 

¿Ves como los préstamos pueden ser de mucha ayuda? Recordá planificarlo bien para que evités cargar con una deuda que luego no vas a poder pagar. ¿Para qué crees necesario pedir un préstamo?