No todos los meses gastamos lo mismo. En época escolar y en navidad los gastos suelen aumentar. Pero así como puede variar lo que gastamos en un mes, también puede variar nuestro ahorro. Conocé los gastos que podés reducir para comenzar a ahorrar en casa.

 

Comprá al por mayor

 

Uno de los gastos más representativos en el hogar es el que se destina a la comida. Una forma de ahorrar en los víveres y la despensa, es comprando al por mayor. Aunque al inicio parezca que solo son unos céntimos, al ver el ahorro en conjunto será mucho más.

 

Otra forma de reducir los gastos en la comida es yendo a mercados locales, donde los productos son más económicos que en los supermercados. Para que el ahorro en los víveres funcione, tenés que tener un presupuesto personal, en este caso familiar. De esta manera sabrás hasta cuánto podés gastar y si al final usás menos dinero, mucho mejor: ¡Más para tus ahorros en el banco!

 

Pagos por servicios innecesarios

 

¿Tenés un plan de telefonía móvil postpago? ¿Realmente consumís todo lo que te dan cada mes? ¿Es necesario? Si la respuesta a las dos últimas preguntas es NO y necesitás ahorrar, es hora de cortar el servicio y optar por un prepago o reducirlo por un plan menos costoso.

 

Compará bien también los planes con otras operadoras, quizá la competencia te ofrezca más beneficios por menos plata al mes. Lo mismo aplica para otros servicios como internet; y si acaso tenés servicio de cable, evaluá también qué tan necesario es, o si podés vivir sin él. ¡Ahorrarás mucho!

 

Consumo eficiente en casa

 

Otra forma cómo podés reducir gastos es fomentando el consumo eficiente en tu hogar, es decir que se use responsablemente el agua y la luz. Apagá las luces de las habitaciones en donde no haya nadie, cerrá bien los caños, evitá abusar del consumo de agua caliente si tenés termas eléctricas, etc.

 

Gastos compulsivos, ¡adiós!

 

En temas del hogar también hay gastos compulsivos. Es mejor, cuando se tiene como meta ahorrar, planificar cada gasto para que así sea posible llegar pronto a tus metas de ahorro. Algunos gastos compulsivos, se pueden dar durante salidas en familia, como al cine o a comer, tratá de presupuestar los gastos cada mes, para no tener que incurrir en el uso de tarjetas de crédito.

 

Para que las cosas funcionen, te propongo que tracés metas de ahorro. Así te sentirás motivado, a medida que te vayas acercando a tus objetivos cada mes. El dinero ahorrado te dará, finalmente, muchas recompensas, tanto a ti como a toda tu familia

 

 

Solicitá tu préstamo acá