Hay quienes han visto el uso de tarjetas de crédito como una necesidad. En ese sentido, han caído en un vicio del que no es fácil salir. ¿Sos de quienes no pueden vivir sin tarjetas? ¡Te tenemos noticias! Es un mal que tiene cura y ahora podés descubrir cómo librarte de este terrible padecimiento.

 

Cambiá el chip: empezá con una tarjeta de débito

 

A veces cambiar el chip es difícil, sobre todo cuando estamos acostumbrados a sacar el plástico cada vez que pagamos. Ayudate a vos mismo y empezá a usar una tarjeta, sí, pero de débito. Así solo estarás pagando con dinero que es tuyo.

 

Billetera con efectivo

 

Si querés llevar un mejor control de lo que gastás, usar dinero en efectivo puede ser una opción. Así sabrás cuánto te queda en tus cuentas para el resto del mes. Sé que no suena nada fácil, pero te ayudará a controlar tu presupuesto personal.

 

Separá dinero

 

Un truco que me ha funcionado muy bien para no excederme en mis gastos mensuales es separar el dinero que usaré por cada propósito. Así, por ejemplo, podés dividir tus gastos semanales o tus gastos de una manera más puntual, por mes.

 

Abrí una cuenta de ahorros

 

Lo ideal, según los expertos en finanzas personales es que ahorremos al menos el 10% de nuestros ingresos mensuales. Nos ayudará ante una emergencia, y además de tener fondos para otros fines, como por ejemplo un viaje. Tener ahorros hará que evites usar crédito para algunos gastos importantes.

 

Finalmente, te aconsejo también que antes de usar tu tarjeta de crédito te pongás a pensar: ¿Necesito realmente lo que voy a comprar? ¿Pasaría algo malo si no lo compro? Si la respuesta a ambas preguntas es NO, entonces tratá de evitar el gasto, así que volvé a guardar tu tarjeta en tu billetera ¡muchas compras, realmente, no son necesarias!

 

 

Solicitá tu préstamo acá